Bienvenidos a mi cabaña de verano

Bienvenidos a Summer Cabin

¡Bienvenidos a Summer Cabin!

Esta aventura empezó hace 10 años, junto al Círculo Polar. Llegamos hasta allí desde Helsinki, conduciendo entre bosques interminables salpicados de lagos y casitas de madera. Era un viaje que yo siempre había querido hacer, pero hasta que no estuve allí, no entendí porqué. ¡Resulta que era finlandesa y no lo sabía!

Bromas aparte, me sentí como si hubiera llegado a casa. Me enamoré de la belleza de sus pueblos, de la serenidad del paisaje, de su cultura, de su amor por el diseño, presente en cada detalle de su día a día, de su artesanía, moderna pero a la vez profundamente anclada en la tradición. Me gustaba la gente, los cafés, las tiendas y hasta las gasolineras, con macetas en las ventanas y visillos bordados. Todo me gustaba y disfrutaba de cada minuto como una niña pequeña. Después he visitado países más exóticos donde el factor sorpresa y la sensación de maravilla eran mayores, pero nunca en ningún sitio he tenido esa sensación de tranquila felicidad, como en Finlandia.

Un día visitamos un pequeño centro de artesanía cerca de Rovaniemi. Contemplando piezas de tradición sami junto a objetos de diseño más moderno, algo de pronto hizo «clic» en mí. En realidad fue más bien como «plop». Y se destapó un pasadizo secreto que había quedado sepultado por toneladas de escombro durante el paso a la edad adulta, un pasadizo que conducía directo a una infancia dedicada a inventar historias y diseñar objetos, vestidos, personajes, mundos… y a intentar recrearlos después con mis manos dibujando, tejiendo, cosiendo, cortando y pegando con pegamento blanco de ese que te deja los dedos llenos de pellejos. Y todo eso volvió de golpe y con tal fuerza, que creo que la gente en aquel centro de artesanía se giró a mirar de donde venía el estruendo.

Mercado

Al salir de allí empecé a llenar el cuaderno en el que anotaba los gastos con bocetos de diseños que se me ocurrían, las ideas acudían a borbotones y en cuanto volví a casa me puse a hacerlas realidad. Fue un viaje inspirador que me hizo dar un giro radical y empezar a soñar con una vida diferente, más creativa, donde cada día se disfruta como un día de vacaciones, con los ojos bien abiertos y preparados para la sorpresa, como cuando visitas un país extrajero por primera vez.

Lago de noche

Desde entonces no he parado, el camino que se inició aquel verano en Finlandia me ha llevado hasta aquí por carreteras muy largas y no siempre tranquilas. Cuando el año pasado decidí crear mi marca, la bauticé Summer Cabin en honor a esas casitas de madera junto a los lagos en las que a los finlandeses les gusta pasar el verano. Algun día me gustaría tener una y veranear allí, entre flores, saunas, paseos en barca, bollos de canela y noches blancas.

No hay comentarios

Publica un comentario

Te informo de que los datos que me proporcionas (nombre e email) serán tratados por mí, Nieves Herranz, como responsable de esta web, y los utilizaré para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al enviar tu comentario me das tu consentimiento para ello. Si no introduces los datos solicitados tu comentario no se publicará. Tus datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, en España y puedes a acceder a ellos, rectificarlos y suprimirlos en cualquier momento, escribiéndome a hola@summercabin.es. Para más información consulta mi política de privacidad.