Historia de una colección

En el bosque

Cuando empecé a trabajar en esta colección, tenía muchas ideas sueltas rondando por la cabeza, muchos dibujos dispersos en cuadernos, fotos de inspiración colgadas en Pinterest, pero nada que me permitiera ordenar todo esto en un tema o propuesta estética concreta. Cada vez que me ponía a pensar en ello, que trataba de hacerlo encajar de alguna forma, lo sentía hueco y forzado y me desesperaba.

Al final, como ocurre siempre que la creatividad se bloquea, decidí parar. Dicho así suena como muy sabio, pero fue más bien una especie de pataleta metafísica en la que figurativamente tiré los cuadernos y le dije al mundo que pasaba de todo y que no iba a diseñar ninguna colección nunca jamás.

Y me fui de vacaciones a Galicia, como acostumbro, a un pueblo pequeñito en la costa de donde es Nacho y donde vive su familia. Allí impera la desconexión y el exceso gastronómico, yo lo llamo el balneario porque siempre que voy hago una cura de sueño y desestrés intensiva (también porque si le da por llover, el tratamiento acuático está asegurado). Cerca de la casa familiar, a las afueras del pueblo, hay un área de caminos rurales por la que me encanta pasear. No es un bosque, pero tiene zonas que me hacen sentir en uno, caminos que se oscurecen bajo una bóveda de árboles, un riachuelo, un pequeño claro lleno de flores de colores intensos, una hondonada de helechos… El aire está lleno de olores maravillosos, y se escucha a los insectos en verano y el viento en el otoño, a veces pájaros. Algunos rincones me recuerdan a los bosques finlandeses que tanto me gustaron, y a la paz que se respiraba en ellos.

Hojas y flores

A Nacho, que se crió corriendo por allí, no le impresiona demasiado, pero a mí es un lugar que me fascina y al que siempre me escapo cuando estoy allí, preferentemente sola. Hay sitios más espectaculares en la zona, sin duda, paisajes más bonitos con vistas abiertas al mar, pero este es mi sitio. Allí me siento acogida y protegida, el silencio me vacía la cabeza de otros ruidos, y cuando vuelvo a casa, me siento serena y llena de energía.

Mochila estampado floral de algodón Flora

A la vuelta de estos paseos dibujaba flores que había cogido, plantas que había fotografiado. Tras las vacaciones escaneé algunos de estos dibujos y comencé a trabajar en un estampado, sin pensarlo mucho. En mi cabeza estaban presentes todo el tiempo las sensaciones de mis paseos por la zona, y empecé a pensar en mi relación con la naturaleza, y en concreto con el bosque. Aunque soy una chica de ciudad y he pisado pocos bosques, siempre he sentido una especial atracción por ellos. Bosques reales o imaginarios, bosques donde he estado o que he visto en fotos, bosques que me han encantado o por los que he odiado caminar porque hacía frío o estaba cansada. Pero siempre, y cada vez más conforme me hago mayor, son lugares en los que instantáneamente me relajo, desconecto, y me encuentro conmigo misma, incluso sin pretenderlo.

Primeros bocetos de la colección En el bosque

El bosque es también la imagen de lo desconocido, el lugar donde ocurren cosas terribles en los cuentos, o maravillosas, el espacio de las brujas, los lobos, los duendes y las hadas, el lugar donde se pierden los niños y se encuentran los enamorados. El bosque tiene peligros y recompensas, como lo tiene adentrarse una misma en el silencio y en su propio interior.

Mochila loneta de algodón estampada Casitas
Bolso estampado de flores algodón 100% Flora

Todo eso y mucho más que no soy capaz de contar bien con palabras, empezó a fluir en mi trabajo. Y así, sin planear, dibujando y escuchándome, fue como encontré el espíritu de mi pequeña colección. Una colección que habla del bienestar que produce el contacto con la naturaleza, una tarde tranquila respirando aire puro, admirando colores y texturas, sin cobertura móvil, sin redes sociales. Que habla de desconectar para reconectar, de perderse para encontrarse y volver siendo más una misma. Hay un poco de realidad y un poco de fantasía, muchos colores y recuerdos, y olores que no se pueden plasmar en tela. Ojalá haya sabido transmitirte algo de todo esto.

 

6 Comentarios
  • Pupapop
    Publicado en 16:04h, 09 abril Responder

    Me encanta cómo lo cuentas, Nieves! Es una delicia adentrarse en las profundidades creativas de tu colección y ver que VIVES lo que haces. Bravo!

    • Nieves
      Publicado en 22:09h, 09 abril Responder

      ¡Muchas gracias Paula! A veces hablar aquí de algo tan personal se hace extraño, así que no sabes cómo me alegra que te haya gustado.

      Un beso

  • Montse
    Publicado en 16:17h, 09 abril Responder

    Como ves, soy una lenta dejando comentarios en el blog. ¡Y eso que lo leí en cuanto salió! ;)

    Me parece interesantísimo bucear en el proceso que lleva a fabricar algo que no existía, sea un dibujo, una escultura o una colección de bolsos. De hecho, voy a compartir el post en Facebook.

    Creo que has descrito de maravilla esa inquietud que nace cuando lo cotidiano y lo extraordinario se unen y que nos lleva a querer hacer algo con ella.

    Besos.

    • Nieves
      Publicado en 22:05h, 09 abril Responder

      Lento es mejor, ya sabes ;) A mí también me apasiona ese proceso que generalmente me resulta extenuante, por eso me apetecía contarlo y verlo con perspectiva. Siempre aprendo de los procesos creativos de otra gente, pero nada como aprender del propio. Muchas gracias por tus bonitas palabras y por pasarte siempre por aquí.

      Un beso

  • Irene
    Publicado en 17:43h, 10 abril Responder

    Por fin he encontrado un rato para leerlo con cierta tranquilidad y me ha encantado. Especialmente porque, salvando las distancias, me encuentro ahora en un estado de bloqueo similar al que describes al principio, y tu historia me hace pensar que aún hay algo de esperanza para mí. Un proceso precioso y un placer leerte de nuevo.

    Un beso

    • Nieves
      Publicado en 18:09h, 10 abril Responder

      Querida Irene, ¡qué alegría leerte! Yo empiezo a aceptar que esto forma parte del proceso creativo, y que hay que atravesar ese muro que tarde o temprano aparece para recoger los frutos. Así que sea lo que sea en lo que estás (ya me contarás) no te desanimes, apárcalo un tiempo si lo necesitas, date una vuelta, entretente con otras cosas, oxigena la cabeza… Pero no lo abandones.

      Un beso
      Nieves

Publica un comentario

Te informo de que los datos que me proporcionas (nombre e email) serán tratados por mí, Nieves Herranz, como responsable de esta web, y los utilizaré para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al enviar tu comentario me das tu consentimiento para ello. Si no introduces los datos solicitados tu comentario no se publicará. Tus datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, en España y puedes a acceder a ellos, rectificarlos y suprimirlos en cualquier momento, escribiéndome a hola@summercabin.es. Para más información consulta mi política de privacidad.