En qué estoy ahora – Otoño 2017

Inspiración Otoño 2017

El padre de una buena amiga, que ya no está por aquí, tenía la costumbre de preguntar cuando se encontraba con alguien “¿En qué estás ahora?» La pregunta te dejaba un poco fuera de juego porque normalmente no «estabas» en nada. Ibas a trabajar, o a clase, o te estabas sacando el carnet o rompiendo con un novio, así que te quedabas con cara de pardilla y balbuceabas algo. Pero con los años he entendido y apreciado la pregunta de otra forma, una pregunta que va más allá del «¿en qué trabajas?», «¿qué estudias?» o «¿tienes pareja?» Es una pregunta abierta que abarca todas esas áreas de la vida de las que a veces no hablas, pero que son parte importante de tu día a día, y que generalmente te definen más que tu trabajo o tu estado civil: tus intereses.

Así que he pensado que era un buen nombre para esta sección con vocación trimestral, en la que compartir todo aquello que me interesa en el momento por si a alguien le sirve de inspiración, como tantas veces me ha servido a mí conocer los intereses y descubrimientos de otra gente. Vamos allá:

1 Headspace. Este verano me propuse empezar a meditar a diario, tras varios años coqueteando con el tema poco seriamente (lo que es coquetear). Pero esta vez tenía verdadero interés y ganas de conseguirlo, así que decidí intentarlo con ayuda de esta aplicación. Las meditaciones guiadas y organizadas en series me dan una sensación de objetivo, de progreso, y me evitan tener que pensar qué hacer: solo busco un momento tranquilo, cargo la meditación del día, y me regalo 5-10 minutos conmigo misma. La voz del guía y su estilo me encantan, no hay presión, no hay dogma, sólo indicaciones prácticas, palabras de aliento, y algunos consejos para ir progresando. Y además, pero no menos importante, la estética es bonita y desenfadada (nada de universos expandiéndose ni cuencos tibetanos). A estas alturas ya tengo interiorizada la práctica diaria y espero que este otoño sea la consolidación definitiva de este nuevo hábito.

2 Creative bootcamp de Lisa Congdon: llevo más de un año queriendo hacer este curso de la plataforma Creativebug, pero nunca encuentro el momento porque siempre tengo mil cosas más «útiles» que hacer. Pero una de mis resoluciones para este año es hacer hueco sí o sí en mi agenda a todo aquello que me gusta, me nutre o me divierte. Este curso, que es un conjunto de ejercicios para «soltarse» y disfrutar de la creatividad sin prejuicios ni expectativas, me parece justo las tres cosas. Hace muchos años que sigo a Lisa Congdon, me gusta como artista y como personaje, y su enfoque de la creatividad como algo que está al alcance de todos, me inspira diariamente.

3 Zuecos. Me encantan desde siempre, incluso cuando no eran nada cool y Carrie Bradshaw se hubiera dejado matar antes que ser fotografiada con unos. Recuerdo con cariño los primeros que me compró mi madre, allá por los salvajes 70, cuando sólo podías elegir entre azul marino y rojo, y además la que elegía era tu madre. Siempre me han parecido cómodos y bonitos, así que ahora que los hay de todas las formas, colores y acabados, es la mía. El otoño es la estación perfecta para lucirlos, con o sin calcetines. Me encantan los de Lotta from Stockholm, aunque recientemente he descubierto una marca gallega, Elena Ferro, que hace algunas cosas muy bonitas (y algunas muy locas).

4 Elliot Smith. El apartado musical en casa lo lleva Nacho, yo casi nunca pongo música, y cuando la escucho suele ser siempre lo mismo, cosas que ya sé que me gustan y llevo años escuchando. Él en cambio es un ávido investigador y siempre está buscando cosas nuevas, por eso la banda sonora de mi vida lleva la música que él me va descubriendo. Ahora mismo en casa suena mucho este músico estadounidense de vida dura y voz suave, en particular esta canción. (Amantes de la teoría de la conspiración: os encantará la historia de su muerte)

5 Ama Come Vive Brilla. No sé si queda algo por decir de este libro porque es hiperpopular. En realidad ha sido mi libro del verano, lo compré casi premonitoriamente a finales de junio, por pura curiosidad y simpatía por su autora. Pero un mes después, por cuestiones de salud, tuve que empezar una dieta con alimentos restringidos, entre ellos el gluten y los lácteos. Adiós a mi desayuno de siempre. Este libro me ha ayudado a sustituir airosamente alimentos que me encantaban y sin los que no creía poder vivir, a seguir disfrutando de la comida, y a descubrir ingredientes y platos nuevos. Mi mega hit: el pan de trigo sarraceno con pipas y tomillo, sin gluten y sin levaduras, que me ha hecho dejar de echar de menos el pan con aceite del desayuno.

6 Yoga Revolution. Hace años que abandoné la actividad física regular por razones varias y también algunas excusas, pero mi cuerpo lleva tiempo emitiendo señales de alarma y ha llegado el momento de contrarrestar razones y excusas con soluciones. Aunque nunca me ha interesado mucho el yoga, esta vez era una idea que aparecía una y otra vez en mi cabeza, así que decidí hacerme caso. Por sincronicidad, supongo, apareció en alguno de mis feeds Adriene, una instructora de yoga sobre la que había leído algo hace siglos en algún blog, pero a la que había perdido totalmente la pista. Como no encontraba ninguna clase cerca de casa con un buen horario, decidí apuntarme a su programa gratuito Yoga Revolution, 31 días de práctica de yoga diaria vía Youtube. Adriene es divertida, buena comunicadora y muy didáctica, y ha conseguido lo que me parecía improbable: que no me dé pereza sacar la colchoneta a las 9 de la noche para mi media hora de ejercicio. Estoy tan enganchada, que creo que voy a continuar después de estos 31 días (¡llevo 15!)

7 Homeland 6 temporada. No estoy a la última en series, y no, no sigo Juego de Tronos. Sé que me pierdo un hito de la cultura popular y la mitad de las conversaciones y referencias a mi alrededor, pero no pude pasar del primer episodio, demasiado mal rollo para mí. Homeland tiene la dosis justa de violencia que puedo tolerar y tramas brillantes de espionaje y política, muy cercanas a la actualidad internacional, lo que las hace doblemente interesantes. Además me encanta el personaje de Carrie Mathison, una agente de la CIA bipolar, brillante y obsesiva, un personaje muy complejo y una interpretación espectacular de Claire Danes. Especialmente recomendada para amantes de la teoría de la conspiración y críticos de la Agencia.

8 Láminas: Este otoño emprendemos la fase V, y espero que definitiva, de decoración de la casa. Aún tenemos cuadros en el suelo, falta alguna cortina y no hablemos de las lámparas. He decidido abordarla por categorías y la primera va a ser «vestir las paredes». Tengo láminas y fotos muy bonitas de la casa anterior, pero también algunas que ya no me apetece colgar, así que estoy buscando obras de ilustradores y artistas que me gustan y con las que me siento más identificada ahora mismo. Como esta del dúo artísitico australiano Inaluxe, o esta otra de Blanca Gómez.

9 Tops estampados: antes de que llegue el invierno y tenga que enterrarme bajo capas de lana, ando en busca y captura de tops con estampados grandes y coloristas, como este de la marca australiana Gorman. Por desgracia, no vende en España, pero siempre es una fuente de inspiración para mí. Veo que muchas marcas están apostando este otoño por estampados más atrevidos que en años anteriores, así que me parece un buen momento para salir de compras y encontrar algo que se salga del gris y negro oficial. Acepto sugerencias de dónde buscar…

¿Y tú, en qué estás este otoño?

2 Comentarios
  • Montse
    Publicado en 11:37h, 31 enero Responder

    Hola Nieves! Se me había olvidado comentar aquí! Bueno, creía que ya lo había hecho… ¿Sabes que yo también he usado la aplicación de Headspace para meditar? De hecho empecé a oír hablar de mindfulness cuando la descubrí. Me gusta mucho más que otros estilos de meditación. Incluso creo que el hecho de que sea en inglés me ayuda. Además ¡qué bien montado está todo en su web y app! Si es que las cosas bien diseñadas en sí mismas ya relajan!

    Estoy suscrita a Creativebug solo por Lisa Congdon y su curso anual (creo que saca una al año). Creo que soy adicta. Y digo lo mismo que tú, que me apetece sacar un rato cada día para crear sin intenciones ni objetivos, sin presión. Y las propuestas de Lisa siempre me ayudan a eso.

    Besos.

    • admin
      Publicado en 12:34h, 31 enero Responder

      Efectivamente, ¡lo bonito siempre ayuda! :) Para mí esta app ha sido clave para empezar a meditar en serio, y no paro de recomendarla por eso. Lo de crear a diario en cambio lo llevo regular, en cuanto llega un apretón de trabajo pasa a penúltimo plano (el último es peinarme XD). Gracias por pasarte por aquí y comentar, un besazo.

Publica un comentario

Te informo de que los datos que me proporcionas (nombre e email) serán tratados por mí, Nieves Herranz, como responsable de esta web, y los utilizaré para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al enviar tu comentario me das tu consentimiento para ello. Si no introduces los datos solicitados tu comentario no se publicará. Tus datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, en España y puedes a acceder a ellos, rectificarlos y suprimirlos en cualquier momento, escribiéndome a hola@summercabin.es. Para más información consulta mi política de privacidad.