En qué estoy ahora – Primavera-verano 2018

Inspiración Primavera-verano 2018.

Como este año no ha habido primavera, me he permitido la licencia de juntar dos estaciones en esta edición primavera-verano de En qué estoy ahora. Vamos allá:

1 Mozart in the Jungle: La verdad es que la serie de esta temporada es sin lugar a dudas Friends, vigesimo quinto re-visionado. Esta es sin duda MI serie, de siempre, no diré que crecí con ella pero sí me hice adulta con ella, la he visto tantas veces que me sé los diálogos y me río antes de que hagan un gag anticipando lo que viene. Pero no importa cuántas veces la vea porque siempre la disfruto, y además es como volver a casa. Como dice mi amiga Sonia, todo lo que puede pasar en la vida está en Friends. Pero aparte de este clásicazo estoy también muy enganchada a Mozart in the Jungle, una serie inspirada en las memorias de una oboísta de la Filarmónica de Nueva York. Para mi gusto empieza un poco deshilvanada, pero va cogiendo ritmo y peso hasta convertirse en una comedia muy divertida sobre las peripecias de la novata Hailey y sus compañeros de la Filarmónica, dirigidos o más bien arrastrados por el encantador y enloquecedor a partes iguales maestro Rodrigo (papelón de Gael García Bernal). Si eres fan de la música clásica, de Nueva York, o de Gael García Bernal, no te la pierdas.

2 Eloise Renouf: Descubrí a esta artista y diseñadora británica hace años a través de su tienda en Etsy, me gustaron sus láminas de estilo abstracto y retro, y luego la comencé a seguir en Instagram. Este año se propuso dedicar más tiempo al desarrollo de su creatividad, a encontrar tiempo para poner en práctica sus ideas en vez de postergarlas siempre ante el trabajo y las obligaciones domésticas (¿alguien se siente identificado en la sala?), a experimentar, probar y jugar más. Así que ahora se levanta a las 6 de la mañana para disfrutar de un rato de creación tranquila antes de que el resto de su familia despierte. El resultado es una serie de collages con papel y telas que me encantan, especialmente las piezas textiles, con fieltro y bordados. El progreso se puede ver en su Instagram y es realmente inspirador. Lo de levantarme a las 6, (algo que otras personas sabias y creativas que conozco recomiendan) también me inspira, pero por el momento aún estoy trabajando en ello… Seguiremos informando.

3 Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer: ¿Sabes eso que llaman sincronicidad? Pues es lo que me ha pasado a mí con este libro. Después de un proceso muy largo y oscuro lidiando con problemas de salud diversos, justo en el momento en que comienzo a verlo todo desde otra perspectiva aparece este libro como una mención casual en IG. La Dra. Christiane Northrup es una ginecóloga norteamericana que se hizo célebre por tratar a sus pacientes de un modo holístico, atendiendo a sus emociones y circunstancias personales más allá de la sintomatología física y los tratamientos médicos convencionales. De algún modo siempre he creído que hay una relación entre lo emocional y lo físico, entre la mente y el cuerpo, pero este libro es para mí la pieza que hace la conexión entre ambos mundos, con un enfoque claro y práctico que me encaja muy bien. Aún estoy en el primer tercio (son casi 1000 páginas) y es pronto para decir que lo recomiendo, pero creo que vale la pena echarle un ojo incluso si la palabra “holístico”, como a mí, te produce un escalofrío en la espina dorsal.

4Vichy: Me parece de esos estampados clásicos que nunca cansan y para mí funciona como un básico, casi como las rayas. Y que aunque tiene ese aire retro que remite a Brigitte Bardot y los ’60, siempre se le puede dar un giro más actual (como el famoso vestido de La Casita de Wendy que popularizó Björk en la portada de The Wire). Siempre tengo algo de vichy en mi armario, y hace un par de años hice unos bolsos forrados en esta tela que he usado en bucle, nunca me canso. Esta primavera además está de moda, (parece que ya lo estuvo la pasada, pero no me enteré) así que estoy encantada de encontrar ropa de vichy en las tiendas sin tener que volverme loca. Este año me atraen los cuadros grandes y cortes sueltos, aunque aún no me decido entre un vestido suelto o una falda de vuelo a media pierna.

5 Zapatos con tira en T: Totalmente fuera de onda de lo que marcan las tendencias (que parece que siguen flipando con los ’90 y apostando por cruces variados entre la chancla de piscina y el bigfoot) yo estoy obsesionada con los zapatos de tira en T. Esto es una traducción literal de t-strap que es como los llaman en inglés porque no sé cómo se llaman aquí, ¿tienen algún nombre genérico en castellano?. Planos y de cualquier color, preferentemente de charol, siempre me han hecho guiños, pero esta primavera han sido mi obsesión. Al final me decidí por estos, pero podría comprarme uno de cada color.

6 Cerámica azul y blanca: Te das cuenta de que te has hecho mayor cuando en tu lista de deseos empieza a aparecer cerámica. Yo llevo un tiempo siendo mayor y confieso que sueño con tacitas, platos y todo tipo de objetos surgidos de un torno. Además encuentro verdaderas maravillas por ahí, piezas que al margen de su utilidad son pequeñas obras de arte. Me gustan muchas cosas, pero últimamente estoy obsesionada con la cerámica blanca y azul. Más allá del clásico Sargadelos, encuentro muchas piezas de ceramistas que trabajan o han diseñado colecciones en estos dos colores, como Art & Manufacture, Paula Greif, Sue Binns, Modhomeceramics o Bridget Bodenham.

7Pendientes XXL: Alguna vez leí en alguna revista de moda que las mujeres bajitas no debemos llevar pendientes grandes y, obediente, siempre los llevo pequeñitos, o no llevo. Pero como es el mismo tipo de consejo que te impone llevar medias a una boda en Cáceres en agosto, creo que merece la pena que comience a olvidarlo. Sobre todo porque últimamente se me van mucho los ojos hacia los pendientes grandes y llamativos: formas sencillas recortadas en metal dorado como estos, piezas geométricas en colores vibrantes como los de Papiroga o Happy in Finland, o mezcla de materiales como cerámica y fibras, madera y metal…

8 Hacer mi propia ropa: Esta es una obsesión que mantengo desde la infancia, por este motivo empecé a coser cuando me di cuenta de que mi madre empezaba a hartarse de hacerme los vestidos que le pedía con mis aires de Karl Lagerfeld en un día inspirado. Pero como soy inconstante, nunca terminé de aprender, y me mantengo en un estadio perpetuo de aprendiz espabilada. Además desde que fui madre y mi tiempo libre se redujo a un cuarto de lo que era la costura por placer quedó relegada al cajón de los «algún día». Pero desde hace meses siento un hormigueo que me empuja de nuevo hacia la máquina, paralelo al descubrimiento de que necesito, por salud mental, retomar mis aficiones, mis pasiones gratuitas y sin mayor finalidad que el disfrute y la satisfacción personal. Así que después de algunos intentos fallidos de coserme alguna prenda por mi cuenta, sin patrón (porque soy una aprendiz espabilada y muy osada) he descubierto la felicidad de coser con un patrón ajeno. Entre mis favoritos están los patrones de Lara Sanner, que no sólo son bonitos y de 2018, sino que vienen perfectamente explicados y desmenuzados para que incluso alguien con menguada capacidad espacial y matemática como yo, llegue a buen puerto. De verdad, son maravillosos. Otros patrones que tengo en la lista, porque incluyen opciones atractivas para principiantes, son los de Colette Pattern, Straight Grain y Made by Rae.

Este es mi Top8 de la temporada, ¿cuál es el tuyo?

¿Te ha gustado este post?
Déjame tu email y te enviaré pequeñas dosis de inspiración como esta, también te avisaré de nuevas publicaciones, además de todas las novedades de Summer Cabin, lanzamientos, promociones exclusivas y regalos. Sin spam, palabrita.
2 Comentarios
  • Montse
    Publicado en 09:12h, 01 agosto Responder

    Vaya, vaya, vaya, ¡por una vez te leo hablando de algo con lo que no coincidimos en absoluto! Y casi me alegro, porque a veces parece que solo me dedico a darte la razón… :)
    ¡No me gusta nada esa serie! Lo intenté durante varios capítulos y no pude seguir. Y eso que adoro a Gael, pero ni su actuación me gusta ahí… Creo que es demasiado histriónica para mi gusto…

    Te agradezco mucho la recomendación del libro, porque también le estoy dando vueltas al tema de la salud y la sabiduría ancestral de las mujeres respecto a nuestro cuerpo. En estos momentos estoy investigando un poco en algunas webs, así que me apunto el libro también, que tiene una pinta estupenda.

    De pendientes grandes también estoy yo mucho últimamente. ¡Estoy en plena vuelta a mi adolescencia ochentera! Papiroga están en la lista, aunque por ahora me conformo con los que voy encontrando en tiendas de por aquí.

    Y de lo hacerme mi propia ropa, pues qué decir, otra coincidencia más. No lo había comentado con nadie, pero últimamente también me pica el gusanillo, quizás por ver en las redes a chicas que hacen cosas muy bonitas y frescas, con estilos muy naturales. O sea, ¡todo lo contrario de lo que me enseñaban cuando iba a clases de corte y confección! Hay una chica española que puedes ven en IG como Cocowawacrafts que tiene algunos patrones también, con una estética muy molona. Seguiré madurando las ganas…

    Espero que estés disfrutando de las merecidas vacaciones y que tengas un creativo verano. ^.^

    • Nieves
      Publicado en 11:01h, 01 agosto Responder

      ¡Bienvenida sea la disensión! 😄 A mí me pasa lo mismo con lo que escribes, así que te entiendo muy bien. Tienes que pasarme esas webs sobre salud femenina que consultas, estoy muy picada con el tema. Y echaré un vistazo a los patrones de Cocowawacrafts, la sigo en IG desde hace mucho pero creo que mi amigo el algoritmo me la ha secuestrado últimamente. Es verdad que hay cosas chulísimas por ahí, y eso unido a que también hay acceso fácil a cantidad de telas preciosas, es como para no dejar pasar la ocasión, ¿verdad? Además del gusto de vestir lo que has creado tú misma. Feliz verano Montse y gracias por pasarte por aquí siempre 😊

Publica un comentario

Te informo de que los datos que me proporcionas (nombre e email) serán tratados por mí, Nieves Herranz, como responsable de esta web, y los utilizaré para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al enviar tu comentario me das tu consentimiento para ello. Si no introduces los datos solicitados tu comentario no se publicará. Tus datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, en España y puedes a acceder a ellos, rectificarlos y suprimirlos en cualquier momento, escribiéndome a hola@summercabin.es. Para más información consulta mi política de privacidad.